Se ha producido un error en este gadget.

martes, 17 de enero de 2012

Patologías virtuales.¿Internet ha transmutado el código afectivo?




Las interacciones virtuales¿Sustituyen las relaciones personales convirtiéndolas en una nueva enfermedad? 

¿Pervierte Internet las relaciones humanas? ¿Están las relaciones virtuales desprovistas de afecto?

¿Son éstas tan rápidas y furtivas como lo es la banda ancha?  .

  Idealizamos y exageramos las virtudes de nuestras conversaciones digitales. 

Ya no se habla con la voz, la voz se ha dormido, ahora hablamos con los dedos, como el ancestral código que idearon chinos y japoneses que solían enzarzarse en las llamadas “charlas de pincel” aprovechando que ambas lenguas habladas son incomprensibles entre sí , pero sin embargo utilizan la misma escritura.
Entre el “me gusta”, o el simplista emoticono que pone cara a una sonrisa y un cálido beso o un mullido abrazo sigue existiendo una gran diferencia.

9 comentarios:

Lucía dijo...

Tienes razón, María. Pero también es cierto que internet, y las redes sociales especialmente, permiten tener un contacto que de otra forma no se daría. Reencontrar a una persona después de 30 años o mantenerte informado sobre la vida de tus familiares y amigos, son escenas que no se daban antes de la irrupción de internet en nuestras vidas. Y la cercanía o la distancia no creo que la marque el medio, sino la persona.
Me ha gustado mucho este post. Eres la campeona de las entradas interesantes.

David Fernández García dijo...

El contacto ahora es de otra manera, pero estoy de acuerdo con Lucía en que Internet permite acercarnos más con las personas que, de otra manera, sería imposible. Muy poética tu entrada.. un saludo.

JTM dijo...

Estupenda la fotografía.
Yo también pienso que las tecnologías nos permiten establecer y mantener relaciones que de otra manera no serían posibles.
Hace unos días, encontré a una antigua compañera, a punto de casarse con un hombre que conoció por Internet.
Skype, por ejemplo, nos permite hablar directamente, viendo a tu interlocutor y acortando distancias.

L. González dijo...

Que bonita era una carta, lo que gratificaba cuando estabas lejos, la abrías con mucho cuidado, la leías y releías, en su caso la olías, la guardabas, todo un cúmulo de sensaciones gratificantes. Al volver a leerlas después de alguna decena de años te invaden sensaciones antiguas, recuerdos y nostalgias que en los tiempos que vivimos y como están planteadas las comunicaciones creo que no podremos volver a vivir. Un “Twitt”, un comentario en Facebook o un correo electrónico no podrán nunca ser el sustituto de la humilde carta, nunca podrás olerlos, tocarlos o emocionarte con ellos en la misma medida.

M. Casaseca dijo...

Gracias por vuestros comentarios son muy poéticos y cálidos; y vuestras opiniones y perspectivas sobre el tema invitan a la reflexión también

Courtisane-Imparfaite dijo...

Es lógico que con Internet las relaciones han cambiado. Creo que por un lado se han conseguido acercar y estrechar lazos antes imposibles, por la distancia o el desconocimiento...quizá este sea el lado más cálido de internet. Por otro lado, creo que algunas relaciones se han frivolizado y enfriado...
No es igual el cara a cara, incluso, como bien se comenta, el hecho de recibir una carta, que es un medio más tradicional y cercano...palpable, al fin y al cabo.
En definitiva, lo que creo es que se ha cam.biado la perspectiva de la tradicional estructura de las relaciones., y no por ello obsoleta es la forma...y no las han solapado, simplemente las han complementado. Ha sido un brutal cambio de concepción y un nuevo camino en las formas de las relaciones humanas.

Lourdes dijo...

Las formas de relacionarnos cambian, y con ello también la forma de comunicarnos. Como todo, tiene su parte buena y su parte no tan buena, pero en general no creo que el balance sea malo por cuanto nos permite sentir muy cerca a personas de las que nos separan miles de kilómetros

lissal dijo...

En parte tienes razón, María, pero como Lucía opino que internet facilita el contacto que de otra forma sería complicado mantener.

Carlos dijo...

Como todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, ciertamente es que las relaciones han cambiado pero también es verdad que por la redes sociales estamos más einformados de nuestro entorno y de las personas que nos rodean.